ACTIVIDAD 2

Durante esta actividad estableceré conexiones entre las dos aproximaciones elegidas y la gestión del conocimiento en la Red. Comenzaré por la aproximación del aprendizaje abierto y luego seguiré con la aproximación de aprendizaje de pares.

Para ponernos en situación nada mejor que definir en qué consiste y qué es el aprendizaje abierto. Para Coffey (1977), el aprendizaje abierto hace referencia a la eliminación de barreras administrativas y educativas para el aprendizaje. Los autores Lewis y Spencer (1986), amplían la definición de Coffey afirmando que uno de los aspectos más importantes del aprendizaje abierto recae sobre el compromiso para ayudar a los discentes a adquirir independencia y autonomía en su propio aprendizaje. Por lo tanto, vemos como el peso de las decisiones en los procesos de enseñanza-aprendizaje, cuando hablamos de aprendizaje abierto, recaen o deben recaer en última instancia en los educandos.

Es evidente darse cuenta que cuando hablamos de aprendizaje abierto, el acento se pone en la autonomía del discente y en la facilidad de acceso y autogestión del aprendizaje así como de la importancia de su partición activa para la construcción del conocimiento.

Existen muchos otros conceptos que debemos tener en cuenta cuando hablamos de aprendizaje abierto, entre los más destacados podemos encontrar:

  • Educación abierta cuya finalidad según Valverde (2010) es conseguir que cualquier persona en el mundo, con una conexión a Internet, pueda acceder libremente, sin ninguna restricción de tipo económico, técnico o legal, a la información científica, académica y cultural que representa el conocimiento humano.
  • Los recursos educativos abiertos afirma Valverde (2010) son materiales didácticos digitales que proporcionan un acceso no discriminatorio y pueden ser adaptados, revisados y compartidos (…) creación de productos bajo formatos y estándares abiertos. Para la creación de estos recursos abiertos se utilizará las licencias conocidas como Creative Commons (CC).
  • La producción abierta/colaborativa o crowdsourcing según Bonet (2012) es un tipo de actividad online participativa en la que una persona, institución, organización sin ánimo de lucro o empresa, propone a un grupo de individuos mediante una convocatoria abierta flexible la realización libre y voluntaria de una tarea.

Como vemos la idea de abierto es una constante en esta aproximación que estamos trabando. Abierto como sinónimo de libertad de elección, de uso, de acceso, etc. un imaginario libertario que conecta profundamente con la filosofía de Internet. Castells (2001) define Internet como un instrumento de comunicación libre, creado de forma múltiple por gente, sectores e innovadores que querían que fuera un instrumento de comunicación libre.

Por lo tanto, resulta normal encontrarnos el concepto de aprendizaje abierto unido a la idea de educación a distancia. Y aunque el aprendizaje abierto se puede dar en un espacio físico, es sin duda en la educación a distancia donde está cobrando cada vez mayor valor.

La irrupción de Internet y su inexorable advenimiento digital, junto con las TIC y la eclosión de la web 2.0 han logrado trasformar profundamente muchas de las dimensiones sociales más relevantes. Desde la manera de comunicarnos, pasando por el acceso a la información, hasta la vida laboral, el ocio y lo que aquí nos ocupa la educación. Como afirma Callejo (2008), Internet como único horizonte y espacio en el que ser, estar y moverse.

Es comprensible que en los últimos años la educación haya vivido y siga viviendo profundos cambios conceptuales, cambios necesarios para poder adaptarse a la era digital que rige la actual sociedad. Entre ellos la educación a distancia y las TIC han jugado y están jugando un papel fundamental.

El aprendizaje abierto y todo lo que engloba, conecta profundamente con la gestión de conocimiento en la Red, definida por Domínguez (2014) como un conjunto de actividades relacionadas con el diseño, administración, análisis y evaluación de los procesos relacionados con la obtención de aprendizaje y conocimientos (…) en espacios abiertos en la Red, ya sea de forma individual o en grupo.

Encontramos que para entender el aprendizaje abierto es indispensable tener en cuenta muchas de las dimensiones a tratar por la gestión de conocimiento en la Red. Entre los más destacados podemos señalar la necesidad de un aprendizaje colaborativo y abierto, propio de la inmanencia de la web 2.0. Y por otro lado, la necesidad de diseñar y construir espacios de formación abiertos, indispensables para el desarrollo de procesos de enseñanza-aprendizaje reticulares.

La segunda aproximación que trabajaré será el aprendizaje de pares. Nuevamente comenzaremos por definir qué es aprendizaje de pares. Cerda y López (2006) definen el aprendizaje entre pares como:

Cada sujeto que intercambia, comunica y analiza con otros sus conocimientos, pone en juego sus habilidades y competencias, las que se incrementan producto de esa interacción. En la interacción todos los participantes en un proceso de co-aprendizaje, potencian sus aprendizajes y gatillan procesos similares en los otros.

Se trata de un concepto en plena apogeo, un ideal pedagógico que está cobrando cada vez más fuerza dentro de las esferas educativas. Howard Rheingold la ha bautizado como “Peeragogy” que podríamos traducirlo como Pedagogía de pares, Santamaría (2012):

Es uno de las ‘pedagogías’ emergentes en los desarrollos educativos globales y de colaboración entre pares. Usamos el término paragogía para caracterizar el estudio crítico y la práctica de aprendizaje de pares, o entre iguales (literalmente, “para-” junto a, “-gogía” principal, aquí adaptamos el clásico concepto de pedagogía y la reciente noción de andragogía para un contexto de aprendizaje de par).

Nuevamente nos encontramos que Internet y las bondades de la web 2.0 son baluartes indispensables para la proliferación de aproximaciones como la que estamos trabajando. Como afirma Rheingold (2014):

Ciertamente, los seres humanos han aprendido el uno del otro desde siempre. Pero hasta la llegada de Internet y el acceso generalizado a los medios digitales, las escuelas tenían el monopolio de la educación. Ahora, con acceso a recursos educativos abiertos y plataformas de comunicación gratuitas o de bajo costo, grupos de personas pueden aprender juntos tanto fuera como dentro de las instituciones formales.

Internet y la web 2.0 no solo han democratizado el acceso a la cultura y la información, sino que han cambiado por completo las reglas del juego. La sociedad se ha transformado de consumidores pasivos a productores activos. El término peer-to-peer  (P2P) del que hablan Schoder y Fischbach (2003) hace referencia a una red de iguales (pares) en el que dos o más personas son capaces de colaborar de forma espontánea sin necesidad necesariamente de una coordinación central.

La web social ha dotado de las herramientas necesarias para autogestionar comunidades virtuales, y los usuarios han interiorizado rápidamente la necesidad de ir más allá de ser simplemente consumidores, y convertirse en productores de información y de conocimiento.

Con los nuevos medios, nos encontramos con un ecosistema comunicativo e informacional de otra naturaleza donde todos los individuos potencialmente son emisores, están en una situación continua de crear contenidos y de interrelacionarse a partir de la participación conversacional que establecen los participantes en y con las diferentes herramientas de la comunicación. Aparici y Silva (2012)

A todo esto debemos sumarle la importancia cada vez mayor de crear comunidades afines en Internet, las conocidas como comunidades virtuales. Según Catells (2001) estas comunidades virtuales son comunidades personales, comunidades de personas basadas en los intereses individuales y en las afinidades y valores de las personas. Comunidades de pares que han ganado aún más relevancia con el todopoderoso ascenso de las redes sociales. En Internet en general, y en las redes sociales en particular, la batuta que rige las afluencias de información y comunicación es la participación y la colaboración entre pares. La conocida como cultura de la participación de la que nos habla Aparici y Osuna (2013):

Aquella que no tiene barreras para la expresión ciudadana, que apoya la creatividad y la puesta en común de creaciones propias y colectivas. Los individuos creen en la importancia que tienen sus contribuciones y sienten una conexión entre lo que dicen los demás y sus propias aportaciones.

Por lo tanto, resulta evidente que esta pedagogía de pares este cobrando cada vez más valor en el ámbito educativo, sobre todo en el entorno virtual de educación. Entre las dimensiones de la gestión del conocimiento en la Red, encontramos la necesidad de crear escenarios digitales donde poder desarrollar comunidades de aprendizaje que se asocien por grupos de intereses. Además la propia lógica reticular de Internet facilita que estas comunidades virtuales intercambien información de manera activa, convirtiendo a los usuarios de esas comunidades, en gestores de sus propios procesos de creación de conocimientos.

BIBLIOGRAFÍA:

Aparici, R. y Osuna, S. (2013). La Cultura de la Participación. Mediterránea de Comunicación, 4, 137-148. Recuperado en file:///E:/Descargas/APARICI_Y_OSUNA._La_Cultura_de_la_Participaci%C3%B3n.pdf

Aparici, R. y Silva, M. (2012). Pedagogía de la interactividad. Comunicar, 38, 51-58. Recuperado de file:///E:/Descargas/Comunicar-38-Aparici-Silva-51-58.pdf

Bonet, A. (2012). El crowdsourcing. Recuperado de http://www.angelbonet.com/2012/11/el-crowdsourcing/

Callejo Gallego, J. (2008). El esquema espaciotemporal en la sociedad digital. Recuperado de https://2016.cursosvirtuales.uned.es/dotlrn/posgrados/asignaturas/23301025-16/file-storage/index?folder_id=3125838&return_url=index%3ffolder%255fid%3d1696899

Castells, M. (2001). Internet y la Sociedad Red. Recuperado de http://tecnologiaedu.us.es/cuestionario/bibliovir/106.pdf

Cerda A. y López I. (2006). El grupo de aprendizaje entre pares una posibilidad de favorecer el cambio de la prácticas cotidianas de aula. En A. Cerda y M. Arellano (Eds.), Formación continua de docentes: un camino para compartir (pp 33-44). Chile: Maval.

Domínguez, D. (2014). Gestión del conocimiento en la Red. Recuperado de https://docs.google.com/document/d/1fgQvj3qn1_sJMwGSoyDTR7J6N1kR_p38SSmqjDBqLtU/edit#

Rheingold, H. (2014). The Peeragogy Handbook. Recuperado en http://metameso.org/~joe/docs/peeragogy-3-0-ebook.pdf

Salinas, J. (2013). Enseñanza Flexible y Aprendizaje Abierto, Fundamentos clave de los PLEs. En L. Castañeda y J. Adell (Eds.), Entornos Personales de Aprendizaje: Claves para el ecosistema educativo en red (pp. 53-70). Alcoy: Marfil.

Santamaría, F. (2012). Paragogía: Pedagogía de los pares o iguales. Recuperado en http://fernandosantamaria.com/blog/2012/02/paragogia-pedagogia-de-los-pares-o-iguales/

Schoder, D. Y Fischbach, K. (2003). Peer-to-peer prospects. Communications of the ACM, 46(2), 27-29. Recuperado en http://www.irrodl.org/index.php/irrodl/article/view/641/1389

Valverde J. (2010). El movimiento de «educación abierta» y la «universidad expandida». Tendencias pedagógicas, 16, 157-180. Recuperado de file:///E:/Descargas/Dialnet-ElMovimientoDeEducacionAbiertaYLaUniversidadExpand-3341542.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s